Trabajar en la Fundación Don Bosco me ha permitido desarrollar la empatía y solidaridad… saber que mi trabajo ayuda al desarrollo de otras personas como niños y jóvenes, es mi mayor motivación. Mi crecimiento ha sido profesional y, sobre todo, personal.