Trabajar en la Fundación Don Bosco permite fortalecer mi vocación de servicio con profesionalismo, humanismo y sobretodo que Cristo está en el centro de mi labor.