El que no quiera trabajar, que tampoco coma…

Muchas veces hemos escuchado este versículo Tes.3,10 y cuántas veces hemos pensado en lo cierto que es… aunque en estos tiempos que vivimos una de las mayores dificultades es justamente encontrar trabajo.
Para los hijos e hijas de Don Bosco todo lo que tenga que ver con la formación para el trabajo es un factor de dinamismo y cambio social. Por eso, la educación para el trabajo es un pilar entre las ideas sociales de nuestro Fundador.
Por este motivo, en el quehacer de los Salesianos la creación de “escuelas de trabajo” es una necesidad en el Perú de hoy como solución a los problemas que tenemos. El trabajo no es un yugo, una obligación, una humillación, tampoco es una diversión ni un pasatiempo. El trabajo es dignidad, igualdad y estima social para cada persona; el trabajo es sagrado porque proporciona bienestar individual, familiar y social.
Eso sentimos en Arequipa, en donde nuestro jóvenes del CETPRO Don Bosco se preparan para la vida…

Leave a Comment

Your email address will not be published.

en_US